Celine Dion: la última artista en ganar Eurovisión con un tema en francés

A la espera de lo que suceda en la final del Festival de la Canción que se celebra en Rotterdam, se cumplen 33 años sin que un tema en francés triunfe en Eurovisión. Algo que podría cambiar en esta nueva edición en la que dos estrellas en ciernes podrían tomar por fin el relevo.

Fue Celine Dion quien un 30 de abril de 1988 puso a todo Dublín en pie con el tema “Ne Partez pas Sans Moi” (No te vayas sin mí) con el que representó a Suiza y con la que se impuso a “Go” de Scott Fitzgerald en una reñida votación que se saldó con sólo un punto de ventaja para la artista canadiense.

Eurovisión supuso la gran oportunidad para una Celine que había sacado su primer disco apenas siete años antes. Su juventud (20 años) y su icónico vestuario formado por por una falda de tul por encima de las rodillas, chaqueta, medias y zapatos todo en color blanco arrasó en una gala que fue seguida por más de 500 millones de personas. Arrasó aún más su interpretación que la catapultó a una fama que haría patente dos años después con el tema central de la película “La Bella y la Bestia” junto al estadounidense Peabo Bryson, premiada con un Oscar a la Mejor Canción y que le valió también su primer Grammy.

Más tarde llegarían temas como “Think Twice”, “Because You Loved Me” y, especialmente, el titánico “My Heart Will Go On”, con los que se convirtió en una de las grandes intérpretes de los años 90 y principios del siglo XXI. A día de hoy acumula cinco Grammys y más de 50 millones de copias vendidas de sus discos solo en Europa, donde empezó todo.

Italia gana Eurovisión

La banda italiana Maneskin ha sido la vencedora este sábado de la 65 edición de Eurovisión gracias a los 524 puntos cosechados por su tema “Zitti e buoni”. Una canción de “garage rock” y cantada en su idioma, con ágiles cuerdas en la línea de The White Stripes o Franz Ferdinand.

El triunfo, el tercero en la historia de este país y el primero desde que en 1990 lo consiguiera Toto Cutugno con “Insieme: 1992”, se ha producido en una gala por todo lo alto en el Ahoy Rotterdam de la ciudad holandesa del mismo nombre, dos años después del último festival a causa del estallido de la pandemia y con 3.500 asistentes como público.

El español Blas Cantó ha concluido con su tema “Voy a quedarme” en la posición 24, la antepenúltima, en las antípodas de un podio en el que la segunda plaza ha sido para la francesa Barbara Pravi con 499 puntos por el tema “Voilà” y la tercera para el suizo Gjon’s Tears, con “Tout l’univer”, con 432 puntos.

 

“Voy a quedarme”, la canción elegida para representar a España en Eurovisión

La balada “Voy a quedarme” será la canción con la que Blas Cantó representará a España. Será en la gala de la final de Eurovisión que se celebrará el próximo 22 de mayo.

El público de RTVE ha elegido este tema con un 58% de los votos y que se ha impuesto sobre la otra opción, “Memoria”. El veredicto no ha contado con la intervención de un jurado profesional como complemento -una fórmula que sí se ha incluido en anteriores procesos de selección-.

El artista murciano interpretó “Voy a quedarme”, con un arranque entre la penumbra y “a capella” y que brilló impulsado por la efectista escenografía a cargo del holandés Marvin Dietmann, el mismo que diseñó la actuación ganadora de Conchita Wurst en Eurovisión en la edición de 2014. Dietmann será el encargado de planificar la propuesta española de la gran final.

“Tiene todos los registros que existen en mí”, aseguró Cantó. “Estaba perdiendo a mi padre. Tenía tantas cosas que decir… Esa canción me hizo llorar mucho”, relató Cantó, que hizo tres versiones de la letra para “sacar de dentro todo lo sufrido”.

La de 2021 será la segunda vez que Cantó se presente como candidato en la gran final del festival europeo de la canción, tras la cancelación de la edición de 2020 a causa de la pandemia de coronavirus, la primera en sus 65 años de historia. 

 

 

Fuente: kissfm.es