Christopher Nolan, el director de cine que cumple 50 años

Christopher Nolan

Si hay fiesta, seguro que hoy en el cumpleaños número 50 de Christopher Nolan se va a hablar de una sola cosa: Tenet y su postergado estreno ante la clausura universal de cines.

La película es una superproducción de 200 millones de dólares a la que, para recuperar la inversión, no la estaría ayudando mucho el distanciamiento social. Antes de la pandemia, se necesitaban al menos tres fines de semana de salas repletas para recuperar esa inversión.

Tenet, es, como todas las películas de Nolan, un espectáculo cinematográfico de encanto intransferible a los formatos domésticos. El propio director se ha convertido en vocero en defensa de la experiencia en cines, como evidencia su aguerrido editorial en Washington Post.

“Espero que la gente vea nuestra comunidad de exhibición por lo que es: una parte fundamental de la vida social, que proporciona trabajos para muchos y entretenimiento para todos”, escribió allí Nolan. “Son lugares de reuniones alegres donde los trabajadores proporcionan historias a gente que va a disfrutarlo con familia y amigos. Como director, mi trabajo nunca estará completo sin esos trabajadores y sin ese público”.

Fue por eso que trató de mantenerse firme con el estreno para el 17 de julio. Era insostenible. Se postergó dos veces —para los optimistas 31 de julio y 12 de agosto— hasta que Warner decidió sacarla de su grilla para Estados Unidos.

El lunes se supo que sí se estrenará mundialmente el 26 de agosto en algunos mercados que ya tengan cines abiertos. El 3 de setiembre, sí, se estrenaría en algunas ciudades de Estados Unidos.

No se extrañe que esos calendarios vuelvan a ser revisados.

Fuentes de la distribución local adelantaron a El País que, todo indica, Tenet será la película que reabra los cines en Uruguay incluso en sincronía con el estreno internacional. Eso, se sabe, está sujeto a lo que disponga el gobierno con respecto a los espectáculos públicos.

Nacido el 30 de julio en Westminster, Londres, Nolan se ubica con comodidad en la categoría de maestro del cine moderno, gracias a películas que combinan inquietudes estilísticas, recursos cinematográficos, avances tecnológicos e historias atractivas. Juega, en ese sentido, en el territorio de un Stanley Kubrick: independencia, virtuosismo y productos vistosos y variados.

Esas herramientas las ha aplicado a su trilogía con Christian Bale como Bruno Díaz (Batman inicia, El caballero de la noche El caballero de la noche asciende), la ciencia ficción culta de Interestelar; la acción intrincada de El Origen, los juegos narrativos de Memento o la majestuosidad cinematográfica de Dunkerke, su película más completa.

Al igual que Kubrick con una obra así de monumental, no ha subido nunca al estrado de los Oscar; estuvo, sí, cinco veces nominado.

Su nombre iba a estar mencionado, seguramente, por la Academia de Hollywood en su próxima ceremonia. Tenet, a juzgar por lo poco que se ha podido ver (básicamente el trailer), es una combinación de varios de sus elementos distintivos.

Hay una historia media enredada que parece referir a una agencia destinada a salvarnos de una guerra de las definitivas, para el que la palabra Tenet es un salvoconducto universal y que tienen algún poder especial. Algo como los de El Origen, aquellos muchachos que entraban en la mente ajena, pero que ahora tendría que ver con alterar la cronología natural de las cosas.

Alardea de paisajes internacionales, trajes elegantes y estrellas. En el elenco están John David Washington (el hijo de Denzel; el de Infiltrado en el KKKlan), Robert PattinsonElizabeth DebickiDimple KapadiaMichael Caine y Kenneth Branagh.

Quizás sean Nolan y ellos, entonces, los que nos reciban cuando, de una vez por todas, podamos volver a la oscuridad cómplice (no pensemos en peligrosa) del cine.

Fuente: tvshow.com